Español Français

Los posos del café son los granos de café molidos que quedan después de la infusión (generalmente en agua caliente). ¿Sueles tirarlos? Te explico cómo usarlos y cómo sacarles el mejor provecho. Al reciclarlos, se pueden usar en la cocina, el baño o en el jardín. Además de ser zero waste, es ecológico y permite sustituir varios productos químicos que usamos en nuestro día a día. Para los que no consumen café en casa, muchos bares los dan gratuitamente. Escucha mi Podcast en Spotify.

1. Limpiar superficies difíciles y fondos de ollas

Los posos del café son una sustancia ácida y abrasiva, sin ser demasiado agresiva. Permiten terminar con la grasa y las manchas de quemado de las ollas cuando se usan con el líquido lavavajillas clásico (o jabón de Marsella para mí). Los uso también para limpiar el fregadero, que recupera su brillo muy rápido. ¡Ojo! No usar en superficies porosas, se teñirían del color del café.

2. Los posos del café neutralizan olores

Una de las numerosas propiedades del café es su capacidad a anular olores. Es de hecho un aliado muy poderoso contra el mal olor; puedes poner posos del café en un recipiente en la nevera o en complemento del jabón cuando te lavas las manos después de cortar ajo o cebolla… Puedes también agregar un poco en el shampoo si trabajas en ambientes con mal olor (fritura…). ¿Nunca viste que las perfumerías ponen a disposición recipientes con granos de café? Eso permite a los clientes anular los olores para poder distinguir mejor diferentes perfumes.

3. Reforzar el sabor a chocolate

El chocolate y el café son sabores que se complementan, y por eso se suele servir el café con un trocito de chocolate. Si agregas una cuchara pequeña de posos del café a una masa de torta de chocolate, el sabor del chocolate será sutilmente reforzado. También puedes poner esencia de café si no tienes posos a mano.

4. Exfoliar el rostro y el cuerpo con posos del café

Gracias a sus propiedades suavemente abrasivas, es un excelente exfoliante. Para el rostro, mezclaremos 1 a 2 cucharas soperas de posos del café con aceite vegetal (almendras, olivas, coco…) antes de aplicarlo en la piel y masajear suavemente formando círculos. Enjuagar bien y lavar la piel con una esponja o una toalla. Para el cuerpo, agregamos una a dos cucharas de azúcar a la mezcla anterior, que hace la mezcla más abrasiva. Aplicar bajo la ducha formando círculos y masajeando. ¡Tendrás una piel de bebé! Además, el café tiene propiedades anti-cellulitis.

5. Embellecer el pelo

Estos trucos se recomiendan únicamente para personas con el pelo castaño o negro. El café tiene propiedades que permiten acelerar el crecimiento y fortalecer el pelo. Infusionar 3 cucharas soperas de poso del café (puestos en un filtro) en un litro de agua hirviendo. Dejar que infuse hasta que enfríe el agua y sacar el filtro con los posos del café. Usarlo como última agua de enjuague después del shampoo. Usar esa infusión una vez a la semana permite disminuir la caída del pelo. Además, el pelo tomará poco a poco lindos reflejos ya que el cafe tiene un efecto ligeramente colorante.

6. Sanear las tuberías

Gracias a sus numerosas propiedades, los posos del café permiten mantener las tuberías sanas y sin olor. Poner semanalmente una cuchara sopera de posos del café en el fregadero permite efectivamente neutralizar olores y evitar que se tapen las tuberías, eliminando las grasas estancadas en las canalizaciones.

7. Posos del café: activar el compost

Permiten activar el compost. De hecho, les encantan a los gusanos, y agregan minerales al compost. No obstante, no hay que poner demasiado, ya que la fauna del compost puede morir de algo parecido a una «sobredosis». En general, se recomienda una proporción máxima de 10 a 20 % de posos del café en el compost. También aumenta la acidez del mismo, entonces lo tendrás que balancear.

café

8. Posos del café para nutrir plantas

Contienen naturalmente nitrógeno, potasio y fosfatos, que lo hacen un aliado de las plantas. Mezclándolo con tierra de cultivo, nutre las plantas. Se puede mezclar con la tierra, o aplicarlo en capa fina encima de la tierra y después regar, para que los posos de café se vayan integrando a la tierra. Cuidado con no poner demasiado, ya que volvería la tierra demasiado ácida para las plantas. No te pases de 1 o 2 cucharas por pote de 20-25cm de diámetro.

9. Repeler los parásitos

Además de aportar buenos nutrientes a las plantas, los posos del café permiten repeler varios parásitos: babosas, hormigas y moscas. El fuerte olor a café tienen la ventaja de repeler los parásitos del jardín y de la casa.

10. Repeler pulgas con posos del café

También serán muy benéficos para tu amigo de cuatro patas, ya que es un muy buen anti-pulgas. Simplemente, es necesario al momento del baño, masajear la piel de tu mascota con estos «restos» del café para repeler las pulgas. Además, le dará brillo al pelo y evitará los olores a «perro mojado».

En conclusión, piénsalo dos veces antes de tirar los posos del café. Tiene muchas propiedades y su uso permite reemplazar muchos productos químicos poco recomendables para el planeta. Es uno de los top-productos para empezar a tener costumbres más respetuosas del medio ambiente y convertirse al Zero Waste. Por mi parte, estoy contenta de usarlos como producto de limpieza y como exfoliante. ¡Adiós exfoliantes caros con micro-bolas de plástico que contaminan los océanos y hola a las recetas caseras listas en unos segundos, que le hacen bien al cuerpo y a la naturaleza!

Para leer más trucos y consejos